Posts Tagged ‘yoga y filosofia’

¿Es el yoga ciencia y filosofía? (Parte II)

Escrito en Filosofía, General el Septiembre 4th, 2012 por Oscar Montero – 1 Comentario

Descargar el artículo en PDF

Aplicación científica del método del yoga.

La ciencia y la filosofía exigen proposiciones universales, el conocimiento de las causas y principios y que las proposiciones se enlacen en relación de premisas y consecuencias. Si nos remitimos a las disciplinas y técnicas yóguicas, al margen de los contenidos doctrinales de los Yoga Su̅tras y nos centramos en el método práctico, cabría hacerse algunas consideraciones: ¿Buscamos proposiciones/conocimientos universales cuando practicamos o enseñamos?   Si el yoga es una ciencia,  ¿Qué clase de ciencia es? ¿Cuál es su objeto? ¿Hacen ciencia aquellos que dicen que es ciencia en su práctica y enseñanza de yoga? ¿Hacen ciencia maestros como B.K.S. Iyengar?

yoga ciencia y filosofia

Parecen unas preguntas extrañas para un adepto al yoga, sin embargo,  es frecuente leer que el yoga es una ciencia y una filosofía. Debemos saber de qué estamos hablando si se afirman tales propuestas.

Para facilitar este análisis vamos a clasificar este estudio del yoga en tres niveles: El yoga en la salud, en lo mental y en lo espiritual. Buscaremos argumentos a favor y en contra del yoga como ciencia. Sigue leyendo »

¿Es el yoga ciencia y filosofía? Una revisión crítica.

Escrito en Filosofía el Julio 17th, 2012 por Oscar Montero – 9 Comentario

Descarga el artículo en PDF

La ciencia y la filosofía exigen proposiciones universales, el conocimiento de las causas y principios y que las proposiciones se enlacen en relación de premisas y consecuencias. Si nos remitimos a las disciplinas y técnicas yóguicas, al margen de los contenidos doctrinales de los Yoga Su̅tras y nos centramos en el método práctico, cabría hacerse algunas consideraciones: ¿Buscamos proposiciones/conocimientos universales cuando practicamos o enseñamos?   Si el yoga es una ciencia,  ¿Qué clase de ciencia es? ¿Cuál es su objeto? ¿Hacen ciencia aquellos que dicen que es ciencia en su práctica y enseñanza de yoga? ¿Hacen ciencia maestros como B.K.S. Iyengar?

Parecen unas preguntas extrañas para un adepto al yoga, sin embargo,  es frecuente leer que el yoga es una ciencia y una filosofía. Debemos saber de qué estamos hablando si se afirman tales propuestas. Sigue leyendo »

El yoga es parte de la filosofía

Escrito en General el Febrero 3rd, 2011 por Oscar Montero – 9 Comentario

Si en el anterior artículo se recordaba que la filosofía es parte del yoga, también se puede afirmar que el yoga es parte de la filosofía (*). ¿Cómo es esto posible?

Cierta disciplina,  discernimiento, el poseer tiempo libre y dar prioridad al estudio y la reflexión de ciertos temas,  una vida moderada,  el deseo de saber que es la libertad, el desapasionamiento u objetividad a otros asuntos más triviales, etc, son requisitos que podríamos atribuir a alguien que desea profundizar en el conocimiento de la realidad y del ser, de uno mismo. En la visión vedántica,  estos requisitos son incluso pre-requisitos para poder comenzar el estudio.

¿Por qué son requisitos? Una vida moderada minimiza los conflictos y permite una vida sencilla, capaz de facilitar el tiempo y ritmo necesario para reflexionar y ahondar en las cuestiones filosóficas.

El filósofo y el vedantín no puede avanzar en su estudio sin una mente relativamente tranquila. Quizás pueda “filosofar” y especular sobre ciertos asuntos pero puede que tenga muchos problemas si el objeto de estudio es sobre si-mismo. Podrá especular sobre algo ajeno a él pero si el tema es el autoconocimiento, el planteamiento y la problemática difiere. En una mente llena de ansiedad,  de ambiciones, una mente excitada o deprimida, –una mente de estas características–,  no va a sentirse atraída por la contemplación de las cuestiones fundamentales sobre el ser, sobre el si-mismo. La filosofía no va a ser su prioridad.  Y aunque se sienta inclinado a la reflexión, si la persona no ha discernido sobre las prioridades esenciales y no sigue una vida de yoga (ver definiciones de yoga), le va a ser imposible sentarse y estar a solas consigo mismo, no aguantará ni cinco minutos sin actividad y sin distracciones. La persona llamará a alguien o encenderá la televisión para permanecer activo. Y para este tipo de busqueda,  se necesita  priorizar y abandonar otras actividades para disponer de  tiempo libre y ocio, necesario para una vida contemplativa y libre de ansiedad.

La propia práctica de yoga  favorece el  recogimiento, el silencio y el interés en una vida meditativa. Cuando digo, práctica de yoga, me refiero a los ocho estadios de que se compone, es decir,  lo principios éticos (yama y niyama) las posturas (a̅sa̅na) , el control de la respiración (pra̅na̅yama), la concentración (dharana), la restricción de los sentidos (prathyahara) y la meditación (dhyana).

Por otro lado, en mi opinión y experiencia, cuando hay una  disciplina meditativa y una vida de yoga,  la investigación metafísica y trascendente adquiere y brilla con otro lustre. ¿Que quiere decir esto? Que lo que he leído, oído, investigado y analizado, lo asimilas mejor y surge  con una mayor fuerza y claridad.  Una vida de yoga puede facilitar la asimilación y la integración del conocimiento metafísico, del concimiento de sí mismo. El conocimiento metafísico necesita ser meditado, contemplado y asimilado, de lo contrario, solo se queda en la superficie y el filósofo no puede llamarse filósofo, en el sentido antiguo de la palabra. No se trata de entenderlo como si fuera un objeto de conocimiento, sino que el tema trata sobre yo mismo.

Una vida de disciplina férrea, sin conocimiento y filosofía, –– propia del asceta y del yogi “asceta” ––puede derivarse en una excesiva rigidez emocional y mental, en una vida llena de creencias y fanatismo que se alejan del objetivo del yoga y de la filosofía.

Igualmente una vida de investigación filosófica sin disciplina y sin ética, sin contrubuir a la sociedad, sin el espacio ni el ocio necesario para la contemplación y el autoconocimiento puede conducir a una mente excesivamente crítica, pesada, especulativa e inmadura.

El adepto al yoga necesita entendimiento  –de la filosofía en general y de la filosofía del yoga en particular-  y el estudiante de filosofía (occidental u oriental)  puede beneficiarse de la disciplina del yoga, en su sentido de disciplina mental y física y de las actitudes y miembros que la definen.

(*). Cuando digo “filosofía” no solo me refiero a la filosofía occidental sino a la oriental,  y especialmente a tres de los sistemas de filosofía indios: Vedanta, Yoga y Sankhya. Aunque la palabra “filosofía” es un termino griego, en sánscrito la palabra que se usa  es “darsána” (visión).  No son los mismo, correcto pero algunas personas creen que solo existe “Filosofía” en Occidente y que es una invención de los griegos o de un fenómeno nacido únicamente en occidente. Nada más lejos de la realidad. Parecería, si fuese así,   que el resto del planeta solo tiene “mitos” y religiones. ¡Que arrogancia!  ¡Que falta de investigación! Solo hace falta buscar la palabra “dársana” en google o en la wikipedia e informarse de  que seis sistemas cuenta las escuelas indias y de la temática que abordan.


Bookmark and Share